Apoyo alimentario para los trabajadores

Apoyo alimentario para los trabajadores

Introducción

 

El otorgamiento de servicio de comida por parte del empleador a sus trabajadores se ha convertido en una de las prestaciones más relevantes para los empleados; y que además, puede tener más ventajas que desventajas.

Según la Organización Internacional del trabajo (OIT), una mala dieta que lleven los empleados puede generar una merma de hasta del 20% en la productividad de las organizaciones. Para ellos es muy importante la alimentación en los centros de trabajo y consideraban imprescindible que estuvieran a disposición de los trabajadores instalaciones tales como: Comedores, cocinas, bares, cafeterías, etc.

El 17 de enero del 2011 se publicó en el DOF la Ley de Ayuda Alimentaria para los Trabajadores, la cual tiene por objeto promover y regular la instrumentación de esquemas de ayuda alimentaria en beneficio de los trabajadores, con el propósito de mejorar su estado nutricional, así como de prevenir las enfermedades vinculadas con una alimentación deficiente y proteger la salud en el ámbito ocupacional, esto con fundamento en el artículo 1º de la citada Ley.

Esta ley ofrece distintos esquemas de ayuda alimentaria para los empleados; de acuerdo al artículo 7 LAAT son los siguientes:

Artículo 7o. Los patrones podrán establecer esquemas de ayuda alimentaria para los trabajadores mediante cualquiera de las modalidades siguientes:

I. Comidas proporcionadas a los trabajadores en:

a)   Comedores;

b)   Restaurantes, o

c)   Otros establecimientos de consumo de alimentos.

 

Los establecimientos contemplados en los incisos a), b) y c) de esta fracción podrán ser contratados directamente por el patrón o formar parte de un sistema de alimentación administrado por terceros mediante el uso de vales impresos o electrónicos, y

II. Despensas, ya sea mediante canastillas de alimentos o por medio de vales de despensa en formato impreso o electrónico.

En el marco de la presente Ley, la ayuda alimentaria no podrá ser otorgada en efectivo, ni por otros mecanismos distintos a las modalidades establecidas en el presente artículo.

Para efectos de este artículo nos enfocaremos en la fracción I, inciso a)

El concepto de “alimento” es muy ambiguo y puede tener varias connotaciones; para ello nos remitimos al artículo 308 del Código Civil Federal (CCF) donde señala que:

Artículo 308.- Los alimentos comprenden la comida, el vestido, la habitación y la asistencia en casos de enfermedad. Respecto de los menores los alimentos comprenden, además, los gastos necesarios para la educación primaria del alimentista, y para proporcionarle algún oficio, arte o profesión honestos y adecuados a su sexo y circunstancias personales.

Es menester analizar los principales aspectos, en materia de seguridad social, fiscal e impuesto sobre nómina, aplicables a la prestación de comedor que las empresas pueden otorgar a sus empleados.

 

Materia de Seguridad Social

 

La Ley del Seguro Social en su artículo 27 establece que conceptos deberán de integrar al salario base de cotización, ya que es la cantidad sobre la cual se deberán pagar las contribuciones contenidas en esta disposición a cargo de los patrones; asimismo, excluye como integrante del salario el concepto por el pago de alimentación, lo cual cito a continuación:

 

LEY DEL SEGURO SOCIAL

 

CAPITULO II DE LAS BASES DE COTIZACIÓN Y DE LAS CUOTAS

 

Artículo 27. El salario base de cotización se integra con los pagos hechos en efectivo por cuota diaria, gratificaciones, percepciones, alimentación, habitación, primas, comisiones, prestaciones en especie y cualquiera otra cantidad o prestación que se entregue al trabajador por su trabajo. Se excluyen como integrantes del salario base de cotización, dada su naturaleza, los siguientes conceptos:

  1. […]
  2. La alimentación y la habitación cuando se entreguen en forma onerosa a los trabajadores; se entiende que son onerosas estas prestaciones cuando el trabajador pague por cada una de ellas, como mínimo, el veinte por ciento del salario mínimo general diario que rija en el Distrito Federal; (Ahora UMA).

Como se puede observar, una limitante a esta prestación es que se entregue de forma onerosa, pagando el trabajador como mínimo el 20% de la UMA por cada comida que disfrute, quedando de la siguiente manera:

80.60(UMA)*20%= $16.12

Dicho importe será el descuento mínimo de acuerdo a lo establecido en la LSS para que no integre en el Salario Base de Cotización del trabajador por cada servicio que él goce.

Por ejemplo: De una periodicidad de pago semanal, si el trabajador goza de este servicio una vez al día y trabaja 6 días a la semana, su retención se calcularía de la siguiente manera: 80.60(UMA)*20%= $16.12*6= $96.72

 

Es importante mencionar que si el pago de los trabajadores en inferior al porcentaje establecido en el artículo 27 fracción V, la prestación se deberá considerar como otorgada a título gratuito y no de forma onerosa. Bajo esta premisa; la alimentación como integrante del salario base de cotización se regirá conforme al artículo 32 de la cita Ley, mencionando lo siguiente:

 

Artículo 32. Si además del salario en dinero el trabajador recibe del patrón, sin costo para aquél, habitación o alimentación, se estimará aumentado su salario en un veinticinco por ciento y si recibe ambas prestaciones se aumentará en un cincuenta por ciento.

Cuando la alimentación no cubra los tres alimentos, sino uno o dos de éstos, por cada uno de ellos se adicionará el salario en un ocho punto treinta y tres por ciento.

 

Si la compañía otorga la alimentación una vez por día y es considerada integrante del salario base de cotización, el/los trabajador(es) que efectúen importes menores al porcentaje legal, incrementarán su SBC en un 8.33%; si llegasen a ser tres alimentos por día, su incremento se vería afectado en un 25%.

Lo anterior debe de aplicarse en forma estricta, en los términos que señala el artículo 9 de la propia Ley del Seguro Social.

 

Es menester verificar y en su caso modificar los contratos de trabajo celebrado con los trabajadores referente a el otorgamiento de este apoyo alimentario para fortalecer el acto jurídico.

 

¿Por qué se calcula con base a UMA y no al SMGDF como dispone la Ley del Seguro Social?

El 27 de enero del 2016, el Diario Oficial de la Federación publicó el Decreto por el que se declara reformadas y adicionadas diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia de desindexación del salario mínimo. Dicho Decreto nos menciona en su Artículo Tercero Transitorio lo siguiente:

Transitorios

 

Primero.- […]

Tercero.- A la fecha de entrada en vigor del presente Decreto, todas las menciones al salario mínimo como unidad de cuenta, índice, base, medida o referencia para determinar la cuantía de las obligaciones y supuestos previstos en las leyes federales, estatales, del Distrito Federal, así como en cualquier disposición jurídica que emane de todas las anteriores, se entenderán referidas a la Unidad de Medida y Actualización.

 

Como se puede apreciar, todas las disposiciones fiscales en las que se haga mención el salario mínimo como unidad de cuenta, índice, base, medida o referencia serán sustituidas por la UMA. Como dato curioso; desde la entrada en vigor de la UMA hasta la fecha, no se han modificado en las disposiciones fiscales la sustitución del SMG por la UMA.

 

Materia de Impuesto Sobre la Renta

 

En materia de ISR abordaremos el tratamiento fiscal del apoyo alimentario en dos enfoques: Trabajador y Patrón.

 

Relativo al trabajador

 

El artículo 8 de la Ley Federal del Trabajo, define al trabajador de la siguiente manera:

Artículo 8o.- Trabajador es la persona física que presta a otra, física o moral, un trabajo personal subordinado.

Bajo esta premisa, se colige que el trabajador recibe ingresos por salarios, los cuales en materia de Impuesto Sobre la Renta tributan en el Título IV, capítulo I de la Ley del Impuesto Sobre la Renta.

No todo lo que percibe el trabajador es objeto de dicho impuesto, hay conceptos por los que no se pagará el impuesto sobre la renta; y otros, no se consideran ingresos para el trabajador.

Aquí surge la duda, ¿el apoyo alimentario al trabajador es objeto de ISR?  La respuesta la podemos encontrar en el artículo 94 último párrafo de la Ley en comento, que a la letra menciona lo siguiente:

 

LEY DE IMPUESTO SOBRE LA RENTA

CAPÍTULO I

DE LOS INGRESOS POR SALARIOS Y EN GENERAL POR LA PRESTACIÓN DE UN SERVICIO PERSONAL SUBORDINADO

Artículo 94. (…)

 

No se considerarán ingresos en bienes, los servicios de comedor y de comida proporcionados a los trabajadores ni el uso de bienes que el patrón proporcione a los trabajadores para el desempeño de las actividades propias de éstos siempre que, en este último caso, los mismos estén de acuerdo con la naturaleza del trabajo prestado.

El artículo 94 de la Ley de ISR tipifica los ingresos por salarios y general por la prestación de un servicio personal; asimismo, en su último párrafo aclaran que los servicios de comedor y comida no se considerarán ingresos para el trabajador.

En ese tenor, el apoyo alimentario no se considera dentro la base gravable del Impuesto Sobre la Renta; por lo que el salario del trabajador no se vería menoscabado en esta materia.

 

Relativo al patrón

 

El empleador que otorgue el apoyo mencionado anteriormente podrá hacerlo deducible siempre que se cumpla con determinados requisitos. De entrada los gastos en comedores se consideran “No deducibles” de acuerdo al artículo 28 fracción XXI de la ley de ISR; excepto, si cumples con lo siguiente:

 

Artículo 28. Para los efectos de este Título, no serán deducibles:

  1. (…)

 

XXI. Los gastos en comedores que por su naturaleza no estén a disposición de todos los trabajadores de la empresa y aun cuando lo estén, éstos excedan de un monto equivalente a un salario mínimo general diario del área geográfica del contribuyente por cada trabajador que haga uso de los mismos y por cada día en que se preste el servicio, adicionado con las cuotas de recuperación que pague el trabajador por este concepto.

 

Para determinar si cumplen con lo establecido en esta disposición, se deberá efectuar la siguiente operación aritmética:

80.60(Valor UMA)*Número de trabajadores*Días prestados de servicio.

Cabe mencionar que el resultado obtenido de la anterior operación aritmética no deberá ser mayor al importe asentado en el CFDI del proveedor del servicio de comedor para su deducibilidad

Dicho esto, por disposición expresa del artículo 94 de la LISR, para efectos de la cita Ley, al no ser un ingreso para el trabajador los servicios de comedor, la limitante de deducción al 53% o 47% establecida en el artículo 28 fracción XXX, no resulta aplicable, toda vez que la misma sólo aplica para los pagos que a su vez sean “ingresos exentos para el trabajador”.

 

Impuesto Sobre Nómina

 

El Impuesto Sobre Nómina (ISN) es un impuesto que paga el patrón, ya sea persona física o moral por las erogaciones efectuadas a sus trabajadores. Es una contribución de índole local, por lo que cada Estado de la República Mexicana tiene su propia legislación donde regula este impuesto; en el Estado de Aguascalientes la tasa de ISN es del 2%. Para ser más específicos, ¿cuál es el objeto de este impuesto? El artículo 63 de la Ley de Hacienda del Estado de Aguascalientes nos menciona que:

 

Artículo 63.- Son objeto de este impuesto todas las erogaciones en dinero, en especie o en servicios por concepto de remuneraciones al trabajo personal subordinado o por concepto de remuneraciones asimiladas a este de conformidad con la Ley del Impuesto Sobre la Renta, prestados dentro del territorio del Estado, independientemente de la denominación que se les otorgue.

 

Como se puede observar, son objeto del Impuesto Sobre Nómina toda remuneración que derive de un trabajo personal subordinado o por concepto de asimilados a salarios contempladas en la Ley de Impuesto Sobre la Renta. Como se comentó anteriormente, dichas remuneraciones están tipificadas en el artículo 94 de la citada Ley, aclarando que no se consideran ingresos los servicios de comedor. Lo comentado es en materia de ISR, ¿Para efectos de ISN este servicio proporcionado es objeto de impuesto? La respuesta es: No.

Ahora bien, no toda remuneración que perciba el trabajador es objeto de este impuesto, en el artículo 63 párrafo segundo de la Ley en comento, hace mención sobre qué erogaciones no causarán impuesto; la que atañe en nuestro caso es la fracción XI mencionando lo siguiente:

 

Artículo 63.- […]

No se causará este impuesto por las erogaciones que se realicen por concepto de:

I.- […]

XI.- La alimentación y habitación, cuando se otorguen con cargo al salario del trabajador;

 

Al igual que en materia de seguridad social, una de las condicionantes para que no sea afecto del impuesto es que debe de ser oneroso (gravoso), teniendo que pagar un parte el trabajador, de lo contrario, el empleador será el que sufra el detrimento en esta contribución, ya que de proporcionarla a título gratuito, pagaría el 2% del gasto incurrido en el servicio de comedor.

 

Conclusión

 

El otorgar apoyo alimentario a los trabajadores puede resultar más beneficioso de lo que aparenta; por una parte, la salud del trabajador se vería mejorada considerablemente y mejor aún, dicho apoyo no grava impuesto. El patrón también obtiene beneficios; si se atiende cabalmente con lo establecido en las disposiciones fiscales, puede deducir los gastos incurridos por este concepto.

Share this post